ActualDestacadosVideojuegos

[REVIEW] Alex Kidd in Miracle World DX

Alex Kidd se suma a la moda de las grandes franquicias de Sega resucitadas gracias a remakes como el exitoso Wonder Boy: The Dragon’s Trap y la nueva entrega de la saga Streets of Rage. Ni que decir que cuando escuché que iban a hacer un remake del juego más emblemático del chaval de orejas de ensaimada, no cabía en mí de alegría.

Como muchos otros, mi primer contacto con Sega fue gracias a la, increíblemente popular en su momento, Master System II, que incluía el juego de Alex Kidd in Miracle World preinstalado en memoria. Y como muchos otros mis primeros recuerdos con Sega están ligados al chaval de traje rojo y puños más grandes que su cabeza, capaz de destrozar los bloques de piedra que se encontraba en su camino como si estuvieran hechos de corcho.

Empezaré por decir que la presentación del juego ya desde el momento en que abres la caja, es impecable. Una caja con carátula reversible cuyo dibujo interior no es otro sino la caja del juego original de la Master System, con el horrendo muñequito rubio y el conocidísimo patrón de cuadros que parecía sacado de un cuaderno Rubio. El mismo disco del juego (al menos la versión de PS4) imita el patrón de recuadros rojos tan característico de los cartuchos de la 8 bits de Sega. Y el librito de instrucciones, desde el momento que lo abres, te llegará un bofetón de nostalgia para todos aquellos que nos pasábamos horas leyendo los libritos de instrucciones de cada juego que nos caía entre las manos, incluyendo el arte original, las faltas de ortografía y los “palabros” mal traducidos del inglés tan característicos de la época. Y como guinda final, nos vendrá de regalo un pequeño llavero con el logotipo del remake, que siempre se agradece.

Cuando puse el juego en la consola e inicié el primer nivel, me vi transportado a esos primeros momentos de pequeño cuando encendía mi Master System y aparecía Alex en lo alto del monte Eternal dispuesto a iniciar su periplo por las tierras del planeta Aries para salvar el reino de Radaxian. Cuando empecé a moverme no distinguí diferencia alguna entre el control del remake y el del clásico de Sega, un control al que siempre ha costado acostumbrarse, pero una vez que lo hagamos podremos manejar a Alex exactamente como podíamos hacerlo en el clásico.

Aparte del renovado aspecto gráfico, y un magnífico video introductorio, encontraremos algunas diferencias en los escenarios en forma de coleccionables que hacen referencias a otros juegos de Alex Kidd y a otras mascotas olvidadas de Sega. También encontraremos habitantes petrificados, que por algún motivo todavía pueden comunicarse con nosotros y que nos servirán para adentrarnos en la historia principal. Se ha añadido un pequeño menú siempre disponible en pantalla para acceder a los objetos consumibles, y con una sola tecla se puede cambiar el aspecto de todo el juego entre la versión moderna y el aspecto del juego original, aunque se nota que es una versión reprogramada desde cero.

La banda sonora ha sido muy cuidada y no solo encontraremos las tonadillas clásicas, sino que habrá nuevos temas musicales para amenizar la limitada banda sonora del original. Y el juego incluye una versión clásica, en la que han intentado recrear el original de Master System, aunque no es del todo fiel, y un modo Boss Rush que puede llegar a ser un dolor de completar…

Aquellos que jugaron al original recordarán con más o menos cariño los emblemáticos combates contra los jefes finales jugando a Jankenpon (o piedra, papel, tijera). Y como curiosidad, las combinaciones necesarias para vencerlos siguen siendo las mismas que en la versión de 8 bits. El resto de jefazos del juego tienen nuevas mecánicas que hacen que los combates sean un poco más entretenidos que en la versión clásica. Incluyendo las segundas fases de los lugartenientes de Janken que pueden llegar a ser mucho más complicadas, como es el caso del segundo combate contra Parplin, donde tendremos menos de 1 segundo para poder esquivar una oleada de nubes que soltarán rayos asesinos, y creedme, intentar hacer esquivas de último segundo con los controles de un Alex que se mueve con inercia en este juego es un verdadero reto.

Otra novedad de esta versión es que se han añadido unos cuantos niveles extra al juego, algunos muy interesantes, y otros totalmente innecesarios como explicaré a continuación.

Porque, desgraciadamente, no todo lo que tengo que decir del juego son cosas positivas. El estudio español Jankenteam, que son los desarrolladores de este juego, han decidido añadir algunos cambios al original y algunos han sido más acertados que otros…

Los niveles nuevos que se han añadido en el juego son en su mayoría muy buenos e imaginativos. El acceso al volcán ahora incluye un valle con ríos de lava hirviente, la zona del pantano ha sido expandida con un bosque de grandes troncos podridos, charcos de agua ponzoñosa y slimes amenazadores, ahora hay un nuevo nivel desértico lleno de escorpiones, tormentas de arena y cactus explosivos que al principio pueden costar mucho de esquivar y antes del castillo final tendremos una aproximación al castillo enfrentándonos a las tropas de élite del malvado Janken el Grande. Todos estos niveles incluyen su versión 8 bits y son bastante buenos. Sin embargo, han decidido añadir un escenario justo al final del juego, una vez cumplido nuestro objetivo, que consiste en un vuelo en avión de vuelta a casa esquivando pajarracos y algunos obstáculos. Un escenario totalmente innecesario y poco interesante que se nota que ha sido metido con calzador como excusa de mostrar un nuevo vehículo cuando ya no tiene sentido.

Sin embargo el juego tiene otro problema, otro cambio con respecto al original y tan catastrófico que me ha llevado a bajarle mi nota personal al juego de un sobresaliente casi perfecto a aceptable. Así de terrible es. Y es que es un cambio que afecta al ADN propio del juego original, algo que se carga todo el diseño de escenarios y el ritmo del propio juego.

Alex Kidd in Miracle World siempre ha sido un juego que gira en torno a la economía, el diseño de niveles está hecho para que consigas más dinero cuanto más te arriesgues a obtenerlo, hay más bolsas de dinero en los caminos más inaccesibles y peligrosos. Y esto tiene un sentido. El dinero en este juego se usa tanto para obtener objetos en las tiendas que te faciliten tu aventura en los sitios más complicados, así como para obtener continuaciones en el caso de que veas la fatídica pantalla de Game Over. En el original podías continuar siempre y cuando tuvieras 400 monedas que gastar, y eso hacía que te tomaras cada visita a las tiendas de manera estratégica. ¿Qué hago, me gasto el dinero en este bastón que me ayudará a pasar por el bosque lleno de pinchos, o me dejo el dinero necesario para usar un continue ya que solo me queda 1 vida?

De hecho en el original los últimos escenarios también están llenos de bolsas de dinero, incluso cuando ya no hay posibilidad de gastarlo al no aparecer ninguna tienda nueva, y es todo para poder usar una continuación si te resultara necesario.

Sin embargo, en este remake los chicos de Jankenteam han decidido cambiar la mecánica para continuar la partida para peor, pero muchísimo peor. Puedes continuar las veces que quieras, no hay problema, no necesitas dinero para ello. No lo necesitas porque en el momento en el que continúes tu partida, todo tu dinero y TODOS los ítems que hayas comprado hasta ese momento, serán borrados de tu inventario. Todo el trabajo que has estado haciendo para ahorrar para esos objetos que te facilitarán tu aventura será tirado por la borda. Tan terrible es, que cuando salga la pantalla de Game Over, más te vale empezar tu partida desde el principio, porque va a ser casi imposible recuperarte económicamente. No tendrás dinero para poder comprar cosas en las tiendas que te ayuden, y por lo tanto tendrás que continuar más veces y entrarás en un bucle de lo más desagradable. Eso si, el juego no dejará de recordarte que puedes entrar en las opciones y ponerte vidas infinitas, pero ¿que pasa si yo no quiero jugar con vidas infinitas?. Lo peor de todo es que todas las bolsas de dinero de los últimos 4 escenarios del juego ahora son totalmente inútiles. No sirven para nada ya que ya no habrá más tiendas y desde luego no las necesitas para continuar, y eso va en contra de todo lo que es un buen diseño de niveles en un videojuego.

Sólo espero que los desarrolladores se den cuenta de este problema y lo solucionen en un futuro parche. Ya que si no fuera por este gran punto negativo, este juego entraría en mi lista de mis remakes favoritos de todos los tiempos y una auténtica joya para todos los que le tenemos cariño a esta olvidada mascota de Sega.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba