ActualDestacadosVideojuegos

MONSTER HUNTER STORIES para 3DS

El grandioso spin-off del titán comercial de Capcom, en un intento de acercar el universo de Monster Hunter a los niños. Acercando el juego más a Pokémon o Yokai-Watch con gráficos kawaii y colores brillantes; merecía más éxito del que tuvo. ¿Se asentará este spin-off con su segunda parte en Switch? ¿Quieres saber por qué debería ser un sí rotundo? Repasemos volando en nuestro Rathalos esta joyita para Nintendo 3DS

Monster Hunters Stories fue desarrollado por Marvelous Inc. y distribuido por Capcom. Marvelous es una fusión de varias empresas y ahora es responsable de sagas como Harvest Moon, Rune Factory (los juegos de granjas antes de que Stardew Valley fuera cool) y la controvertida pero exitosa Seran Kagura (la de las niñas ninjas de exageradas y exuberantes proporciones); entre otros. 

Aunque algunos pensaran que este spin-off más tirando al RPG clásico viniera motivado de la saga Pokémon… El juego fue anunciado en 2015… ¿Y qué había tenido un éxito descomunal en Japón que casi desbanca a Pokémon por unos años? ¡Yokai-Watch! Fue un bombazo en Japón el 2013. Merchandising a borbotones, millones de copias vendidas, el ending del anime inspiraba a los niños a hacer bailecitos mañaneros… Sí, los niños fliparon con esta franquicia de monstruitos del folclore japonés. Capcom, creo, que lo vió bastante claro entonces “¡Si hay mercado de monstruos para niños, aún se puede competir contra Pokémon!” Fijaros si no en el diseño de los personajes humanos de Monster Hunter Stories y los de Yokai-Watch… Se parecen mucho más a las criaturas de Game Freak. 

Me parece adecuado, añadir que existen otras franquicias como Shin Megami no Tensei o Dragon Quest que usan lo de tener monstruos en el equipo desde hace décadas. Caso especial, el fabuloso spin-off de Dragon quest Monster Joker que también recicla sus famosos monstruos en una aventura exclusivamente dedicada a su cría. Me encanta este spin-off y disfruté mucho de las dos entregas que nos llegaron en castellano a Nintendo DS. Quizás me anime a hacer otro artículo de este spin-off. 

Remarcar el parecido a la saga Yo-kai Watch y Pokémon, recordando, que se hizo un anime de Monster Hunter Stories. Está disponible en castellano, doblado por Arait Multimedia. Podréis encontrar este anime en su canal de YouTube de hecho.

Pero sigamos…

Así, el 8 de octubre de 2016 salió a la venta en Japón, el juego para la portátil de Nintendo. ¡Con amiibos exclusivos, otra gran moda de aquellos años! Nadie podría para el éxito de este juego… Excepto, precisamente, Pokémon. MHS no lo hizo nada mal, estuvo el número uno las primeras semanas… En el horizonte sin embargo, salía el Sol… y Luna. Pokémon Sol y Luna salió en todo el mundo a mitad de noviembre; y Pokémon Go saldría en Japón a finales de mes… La Pokemania volvía a estar más de moda que la macarena en los años 90s… Y la gente se olvidó del pobre Monster Hunter Stories. 

A continuación y antes de seguir con el juego, voy a contar mi propia historia con la saga Monster Hunter.

La saga Monster Hunter me pasó cerca, pero de refilón. Casi me atrapa pero me pilló con la consola rival en las manos. Os hablo de un lejanísimo 2008, cuando un compañero de facultad me enseñó su flamante PSP y quería impresionarme con sus gráficos, buenos juegos y porqué era mejor que mi Nintendo DS. No os voy a engañar, cuando lo vi jugando al Monster Hunter quedé asombrado de la diferencia. Realmente parecía una PS2 en miniatura a mis ojos inexpertos. No conocía la saga, pero ese Monster Hunter 2 parecía el típico juego que me podría obsesionar…. Pero tenía un problema. Parecía muy complejo, los monstruos difíciles de matar y hecho para hombres alfa de pelo en pecho que disfrutaban de hacerse un avatar femenino y ponerle vestiditos cuquis. 

Los monstruos siempre me han atraído. Los Kaiju, los Pokémon, los Digimon, mucho más tarde Yokai Watch… Todos los monstruos japoneses me han atraído desde mi tierna infancia. Y los diseños de MH son simplemente espectaculares. Su mundo me atrae, pero de nuevo, no tenía PSP, aunque sí una Playstation 2. A pesar de ello, me costaba sentarme en el sofá y echar miles de horas a un juego. Con mi NDS, sin embargo, me encantaba subir de nivel a mis personajes en cualquier RPG, en cualquier lugar que estuviera.  Si hubiera tenido la PSP, quizás, hubiera entrado en el mundo de MH… Aún así, lo dudo. ¿Por qué? Demasiada violencia. 

Esto parece una estupidez viniendo de alguien que le encanta el género de la lucha, el hack and slash, los “yo contra el barrio” y demases… Cuando es contra gente, no me importa. Pero la violencia contra animales me daba más reparo. ¡Es cierto! Habré masacrado demonios, limos y miles de monstruos anteriormente… Pero MH siempre me ha parecido como “demasiado”. No es que me repugne o algo así, he pasado horas en Red Dead Redemption cazando, por ejemplo… Pero hay un sentimiento extraño con MH que no puedo describir del todo. Entra su jugabilidad, sus gráficos más o menos realistas y que eres un “cazador”… Los ingredientes estaban pero no a mi gusto. Como una pizza de piña con más piña que jamón… ¡Bueno no es el mejor ejemplo para los hater de las piñas! ¿Pues como un potaje de lentejas con más arroz que lentejas? Bueno da igual. 

Cuando anunciaron Monster Hunter Stories… ¡Lo vi! ¡Ahí estaba! Este es el Monster Hunter que estaba esperando… Y sin embargo, acabé por no comprarlo. Un año antes, me pilló en una época que estaba comprando todos los juegos que me interesaban de 3DS pero viendo que me estaba excediendo; acabé por no comprar “otro RPG” que no jugaré… Y qué equivocado estaba… 

Volviendo al juego, Monster Hunter Stories llevaba en desarrollo desde 2010, quizás la influencia de la saga Yokai Watch fue más tardía. Se quería hacer un RPG tradicional con la saga desde principios de la década. La idea más importante era explorar otra parte del universo de los cazadores de monstruos… Una parte donde no se cazarán monstruos… ¿Qué, pero si  viene en el título? Es como si en Cooking Mama, fuera de un padre que se rasca la barriga viendo telenovelas con una cerveza. En el mundo de Monster Hunter, existe el gremio de los cazadores y son muy importantes; pero también hay un número reducido de los denominados Riders. Si, “montadores de monstruos” suena a categoría de página de Rule 34 así que Riders se les quedó también en español. 

El juego nos pone en el rol de nosotros mismos. Nuestro avatar totalmente personalizable a nuestro gusto. La historia comienza con nuestro personaje viviendo en una pequeña aldea de Riders. Los Riders crean vínculos gracias a unas piedras mágicas llamadas “piedras vinculantes” que irán subiendo de nivel tras hechos importante en la historia y nos permitirá vincularnos con monstruos cada vez más poderosos. 

Los vínculos se hacen desde que el monstruo nace. De hecho, es la única forma. Debemos robar los huevos de los nidos de los monstruos para luego incubarlos y el monstruo que nazca esté vinculado a nosotros. A veces pueden aparecer monstruos de una rareza tan alta que no podremos llevar en el equipo. Al principio, nuestro equipo solo consta de hasta cinco monstruos, pues el sexto lugar está reservado para alguien especial 

En este juego no hay que elegir entre tres tipos de monstruos que nos dé nuestro profesor/mentor de turno. En este caso empiezas con un monstruo corriente y moliente; pero en la historia desde el inicio y la portada te dejan claro que tu personaje está vinculado de alguna forma a un Rathalos con una cicatriz que formará parte de tu equipo permanentemente y obligatoriamente transcurrido algunos eventos del juego. 

Nos acompañará también en la aventura un Feline pero de apariencia distinta y con un pasado misterioso que ni él sabe. Para los que no lo sepan, los Felines que son gatetes que te ayudan en la franquicia desde sus inicios, aparecen en este y otro spin-off también; siendo en parte mascotas de la franquicia y seña de identidad. Navirou tiene un diseño diferente, es más cabezón y kawaii. Es tu compañero, dicharachero y simpático, será nuestra voz; pues nuestro avatar jamás dirá una palabra. Pero al contrario de la marioneta muerta que es el entrenador Pokémon de Sol y Luna, nuestro Raider es muy expresivo y está excelentemente animado. Quiero remarcar que los personajes aunque no sean especialmente memorables, su diseño es excelente; casa dentro de la saga y aún sin ser un fan de los mininos, Navirou es muy divertido y se hará un huequito en tu corazón. Sin contar que podremos personalizarlo un poco, también. 

Los grandes villanos de esta entrega es una “Plaga Negra” que vuelve locos a los monstruos y los ciega de rabia; así como  un profesor chiflado y su ayudante que intenta controlar a los monstruos con la tecnología. Tendremos un amigo/rival, y otros personajes variopintos que nos ayudarán en la aventura. La historia es el cliché de no forzar el vínculo entre la naturaleza y los humanos; la amistad y a pesar de ser algo que hemos visto mil veces, su presentación es excelente y no se hace para nada aburrido. 

Los personajes tienen mucha personalidad a pesar de ser clichés manidos de este tipo de franquicias. Quiero remarcar, que el equipo artístico hizo un trabajo excelente adaptando el mundo de Monster Hunter. Los monstruos son más “monos” sin dejar de ser temibles y sobre todo reconocibles. Los que vengan de la saga principal los reconocerán rápidamente y viceversa.

Aquí el Raider, no es como Nathan de Yokai-Watch o un entrenador pokémon. No se limita a mirar como sus compañeros monstruos luchan por él. Como en la saga principal, tú estarás siempre en el combate. Puedes llevar hasta seis en el equipo, pero solo podrás combatir con uno a tu lado (con posibilidad de intercambiarlo). Las armas y armaduras de la saga principal también juegan un papel importante. Y es que a pesar de que criamos monstruos también masacramos y usamos la parte de otros para craftear luego estas armas, armaduras y otros objetos.

 “¿Eh, un momento? ¿No dijiste que te parece eso muy violento y por eso no te gustaba MH? ¡Eres un farsante de aúpa!”  Bueno, bueno… La verdad que aquí no te muestran al personaje con un cuchillo mirando sutilmente en las entrañas de los monstruos. Al final del combate recibes los objetos. Muchos objetos. Como en la saga original, una vez más. De hecho recolectar todo tipo de plantas, minerales, hongos y huesos también forman parte importante del juego. 

Me gustaría volver a combate para explicarlo brevemente. Es simple, pero engancha. No llega a la profundidad de ajedrecista que tiene el competitivo de Pokémon pero al menos no se queda en la mecánica de “mira como tus bichos , hacen lo que les dicta su naturaleza y juega a un minijuego random en la pantalla táctil” de Yokai Watch.

El sistema de combate es un piedra-papel-tijeras que en este caso sería elegir entre un ataque Potente, Ágil o Técnico. Hay técnicas especiales tanto de Rider como de Monstruo que también tiene estas propiedades (y otras a nivel elemental pero que depende del monstruo en cuestión). Si el monstruo rival te ataca directamente (a ti o a tu monstruo) Entráis en el modo cara a cara. Según cual haya sido tu elección de ataque en modo piedra-papel-tijeras, serás el vencedor o el vencido. Harás daño de todas formas pero no se rellenará tanto tu barra vinculante si fallas y recibirás más daño. Esta barra se encuentra en el centro de la pantalla de abajo que es el “vínculo”. Si tanto Raider como Monstruo consiguen hacer al mismo objetivo el mismo ataque correcto en un cara a cara harán una técnica combinada que subirá mucho esta barra vinculante. A veces se activan algunos minijuegos que pueden desequilibrar la balanza del combate si no estás atento. Nada realmente exigente, pero te mantiene despierto en los combates.

  Las técnicas especiales consumen esta barra “vínculo”, pero serán útiles para provocar estados alterados al rival o dañarlo con cierto elemento u otras alternativas. 

Cuando consigues rellenar del todo la barra de “vínculo”, tu Rider se monta en su criatura y ahora podéis luchar ambos unidos. No podéis hacer ataques especiales como antes pero si podéis hacer ataques básicos más potentes, rellenar un indicador hasta tres niveles. Esta última barra de vínculo nos indica que fuerte será el ataque especial conocido como habilidad vinculante. Esta, hace un espectacular ataque único de cada especie de monstruo que podremos saltarnos si no queremos verlo… Algunos son muy creativos y divertidos, y otros son tan espectaculares que quitarlos es un sacrilegio.

Acabar con la barra de salud propia o de nuestro monstruo no será suficiente para vencernos. Tenemos tres corazones que cada uno de ellos representa las veces que podemos ser derrotados dentro del combate. Si un monstruo o tú, caéis en batalla os quitan un corazón. Los monstruos salvajes no tienen esta ventaja y una vez que acabéis con su barra de vida habréis vencido. Tras lo cual recibirás una nota que va desde la E a la S, dándonos más y mejores objetos al acabar el combate cuanto mayor grado consigamos.

Es más fácil jugarlo que explicarlo, la verdad. Es sencillo en principio, pero se hace lo suficientemente complejo como para mantener el interés. Los objetos pueden jugar papeles muy importantes en los combates, e incluso el clima de la zona que estemos explorando. En ocasiones habrá que luchar contra otro Raider, no es tan común durante la aventura principal, pero se hace todavía mucho más difícil. 

Otra cosa que al principio también parece sencilla pero se va complicando con el tiempo es criar a los monstruos. Puedes llegar a la equivocada conclusión que será robar solo los huevos de los nidos de monstruos, que cada especie tiene una forma distinta de que te enseñe dónde está su guarida y puedas asegurarte una especie de monstruo en ese huevo. Pues no, obviamente, no. En cierto  punto del juego te enseñan que puedes combinar monstruos. Un Monstruo se queda con ciertas características de otro, que desaparece. Los monstruos tienen como unas casillas que deben ser compatibles para transferir habilidades pasivas o ataques especiales. Así un monstruo de hielo podría combinarse con uno que conozca una técnica de fuego y tener a ese monstruo capaz de hacer ambas cosas. Así pues, es un poco extraño pues no debes cogerle del todo cariño a tus criaturas porque quizás las recicles más adelante por una mejor, con sus antiguas habilidades. En este sentido, carece de ese sentimiento que siempre ha tenido pokémon de que aunque tengas un Raticate de naturaleza Modesta, con genes mediocres… Le tenga cariño y te lo quieras quedar. Aquí se consumen para que otros más potentes hereden sus técnicas o habilidades pasivas… No está mal del todo aún así, puedes ir con tus favoritos o cambiarlo por un modelo mejor… Pero es verdad que se pierde el cariño que le puedas tener a las criaturas en sí. Tengo que confesar que criar los monstruos es lo que más me enganchó del juego, quería tener criaturas con la mejor combinación  posible. 

Cada monstruo además, tiene unas habilidades fuera de combate que varían según la especie y que nos ayudarán a explorar los mapeados. Algunos serán capaces de detectar insectos, otros de saltar a zonas inaccesible de otro modo o romper rocas, nadar, volar… Etc. Lo que nos obligará a ir variando nuestro equipo según la zona que estemos explorando.

 El mundo está dividido por zonas salvajes, ciudades o pueblos. Las zonas salvajes suelen ser grandes extensiones en la que encontraremos grutas o pasillos a nuevas zonas. Quizás como una mazmorra de RPG corriente para que os hagáis una idea. Pero más amplia. Ya estamos acostumbrados a mundos abiertos, y este no lo es. No lo pretende tampoco. Quizás haya algunos que lo achaquen como un fallo, pero en mi caso, que odio estar andando por explanadas vacías, prefiero este acercamiento intermedio. Zonas cerradas pero llenas de cosas interesantes. Exploramos llanuras, bosques, junglas, playas, zonas nevadas, desiertos y volcanes. Los monstruos por supuesto serán distintos según dónde vayamos y es muy divertido investigar para descubrir el hábitat de nuevos monstruos. 

En cuanto a los monstruos, hay algunos que son más pequeños, y no se pueden crear vínculos con ellos (no aparecerán sus huevos) y están para que obtengamos experiencia y recursos de ellos. Y también para hacer más imponentes cuando vienen los monstruos grandotes. Los monstruos que si podemos montar se llaman “Monsties” una manera cariñosa de apodarlos. Hay 112 Monsties que podremos criar, sin contar algunos especiales de promociones o cosas extrañas. Incluida Epona de la saga Zelda como DLC, por ejemplo. 

Una vez seamos unos Riders oficiales, podremos ir aceptando misiones. Tanto secundarias como principales. La mayoría son la típica de tráeme esto, mata tantos de lo otro… Pero están ahí para ayudarte a obtener dinero. Luego hay otras misiones secundarias pero más inspiradas y que te ayuda a conocer más a los personajes secundarios… en las que sigues obteniendo cosas pero son más chulis. Armas, armaduras o materiales especiales. 

Existe también una arena donde combatir con otros Riders, ¡incluido tus amigos u online! No he podido probarlo porque no tengo amigos, y jugué al juego 3 años después de su lanzamiento en occidente… Así que no puedo comentar si existe un competitivo sano y divertido… Sinceramente, no tiene mucha pinta. Hay DLCs gratuitos que nos darán más misiones ¡aún activos! Algunos son especiales y te dan cosas muy curiosas. 

Hay ropitas especiales para Navirou… No sirve de nada, pero te hará más feliz verlo super mono… O super creepy según cuál elijas. 

Los personajes secundarios, como comentaba antes, no están mal; pero no son tan memorables como por ejemplo, los líderes de gimnasio de Pokémon o tus amigos en Yokai Watch (quizás esto último se deba porque son prácticamente los personajes de Doraemon, pero eso es otra historia). 

En Japón sacaron unos amiibos muy currados para este juego, que no trajeron a occidente y ahora son una pieza para los coleccionistas. Podrías desbloquear ciertos monstruos por adelantado, o con mejores estadísticas… Nada realmente importante, pero da un poco de lástima que no los comercializaran en occidente. 

El juego no es exclusivo de Nintendo 3DS, también apareció para móviles. Pero se diseñó primero teniendo en mente la 3DS y se nota. 

En resumen, cuando por fin me hice con el juego durante el confinamiento, no hubo mejor manera de escapar de la realidad. Monster Hunter tuvo y ha tenido otros spin-off desde entonces, pero este me ha conquistado totalmente. Me ha introducido en su mundo y me ha dado interés en la saga. Aunque aún no he dado el paso completo a por ejemplo Monster Hunter Rise o el World… Tengo muchísima ganas de probar su segunda parte que tiene pinta que será una historia independiente de esta, manteniendo todo los grandes aciertos e incluyendo novedades muy interesantes como el co-op en ciertas misiones… The hype is real! No seré un Monster Hunter, pero si un Rider. Me encanta y a lomos de mi Rathalos u otro Monstie recorriendo el mundo y os recomiendo que le déis una oportunidad, sin demasiadas exigencias. Al fin y al cabo es un juego de RPG tradicional sencillo y no tiene porque ser más… Su historia no es la más interesante, pero si es simpática. Y sus mecánicas tienen la profundidad suficiente para mantenerte enganchado decenas de horas si no cientos.  Muy recomendable, intentaré traeros mis impresiones del segundo que ya tengo reservado. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba